BUSCADOR

jueves, 23 de agosto de 2007

Entre la cultura territorial y la gravedad general

La cultura territorial o mas específicamente como la cataloga Giménez ha de ser una cultura que no esta mediada solo por lo posible dentro del territorio, esta mediada por el factor humano y este como tal le da significado como tal al territorio. Como tal el territorio por si mismo no significaría nada como motivante si al menos en el las dinámicas propias de la vivencia diaria le dieran vida. Es así como por ejemplo en la deidificacion de cada uno de objetos o fenómenos naturales ha de entrar el individuo haciendo que no pocos fijen en el territorio su mirada y de una u otra forma quieran apropiarse de el. Pero entonces la duda entraría al respecto del uso que se le da a este territorio y los limites entre un “ellos” y “nosotros”, para esto usualmente la forma fácil es ubicar los accidentes geográficos como promotores de esta distinción, o de algún tipo de señal que resulte fácil de visualizar. Vemos entonces que la forma métrica de distinción entre limites se da por la métrica y por una distribución igual, superando de algún modo la polaridad entre la región cultural que viene a permear a otras. El centro periferia adquiere aquí un significado amplio en cuanto al servicio que un centro fuerte le pueda dar a una periferia que se encuentra en desarrollo (esto en periodos mas anteriores de lo actual), mas si se tiene en cuenta que no todos los estados pueden generar las mismas políticas, y que aunque las dinámicas culturales puedan no verse tan claras, las adaptaciones y el conocimiento de algo que la tierra que yo creo como mía tiene algo que la del otro no posee o no conoce, ya entra en conflicto y deciden darle pautas de región a aquel punto intermedio que no quita para nada el sentido de localidad de sus habitantes (geosimbolo) pero que necesita referencias y que el llamado capital cultural o “pautas significativas” puedan darle sentido al limite entre estos y otros.

La apertura de ciertas costumbres pudo dar para un reconocimiento de lo otro y de lo nuestro. Supo dar cuenta también de aquello que nos faltaba poseer pero que a su vez nosotros podríamos brindar, estuvo estructurado en la apertura. Por ejemplo Roma y su política Imperial pudieron dar cuenta que las evidentes cargas que en ella jugaban para que el imperio cultural se alimentara de diferentes cosas, que en su momento pudieron no ser tan importantes como para ellos mismos. La cultura hibrida dio cuenta aun siendo parcial en el entendimiento de algunas cosas, aun siendo otras inexplicables y dejando mas bien que el paganismo se extendiera. La desterritorlizacion correspondía en cierta medida con esos intereses particulares que dejaban que practicaran algunas teorías, mas no demeritar el imperio y sentirse excluidos de el. Precisamente eran dos puntos que más fuertemente se batallaban, y más aun hoy si la modificación aun no significa perdida de cultura si no adaptabilidad a ciertas circunstancias. Por ejemplo un foráneo que llega a estas tierras, y que enseña algunas practicas de agricultura que aprendió en su país, puede que el campesino las adapte mas no va a dejar de hacer las suyas propias, y va a definir esto como lo decía Canclini una “glocalizacion”, que no necesariamente le juega al mercado, pero que si produce en el trabajo final del campesino una conquista del otro. La modificación crea entonces nuevas estrategias, y estas a su vez no homogenizan para nada si no el método pero cuyo producto no puede ser absorbido porque se encuentra en el ámbito de la cultura alterna. La generalización de las características puede ser mucho mas peligrosa que romper la practica propiamente dicha, ya que al ponerlo en cierta postura hace que ella deje de ser original y adquiera el carácter de exótico y de distintas costuras que se desprenden de otras mas acabadas. Llegando incluso a desechar esta teoría si no sirve a mis intereses o si no puede ser vendida.

Lo global y lo territorial se hayan consumidos recíprocamente, mas lo global puede tener mas responsabilidad frente a lo local porque necesita de una intervención para que la coacción sea fuerte y que la unión no se rompa fácilmente. Así algunos objetivos claros para evitar esta anomia son:

-La marginalidad cultural: No se puede estar exento de lo que pasa alrededor porque entonces la cultura buscaría puntos de salida alternativos y podría meterse común territorio o aun peor independizarse

-La dependencia política: Algunas veces la ilusión de la elección podría reforzar claramente el hecho de pensar que la independencia esta dada, y aun en el caso en que esta no este consolidada puede verse como algunos reparten el poder para generar statu quo (sin peligro)

-La refrenda económica: Una región que no pueda sostenerse, puede ser una región parasitaria para el estado que necesita la globalización del tipo liviano, lo que acarrearía deudas e intervención, pudiendo llegar hasta el punto de hacerlo fragmentario

La discusión quedaría por verse en el marco de la globalización y de la reconfiguracion entre cada uno de ellos, mas no por ello deja de ser importante el estudio de la región, y la subregiones a las que se ata. No se puede ir sin pensar que pocos estudiosos hayan dejado al lado la región por el ocio, y el trabajo por lo urbano, ya es hora de superar las generalizaciones, incluso en el caso en que se necesite fortalecer la nacionalidad en beneficio del estado globalizado y que le ciudadano del mundo pueda caminar libremente entre estados sin temor a perderse.