BUSCADOR

martes, 16 de junio de 2009

Las publicaciones universitarias y el carrusel

Leí via elmalpensante, un artículo relacionado con las publicaciones universitarias y el papel de los pseudoprofesionales en acreditarse de "alta calidad". A su vez como resultará etico en un país que se dice "democrático", leí las réplicas que más parecián "pataletas de ahogado" que argumentaciones serias a lo que el profesor Arango de la universidad de Caldas catalogada como un "montón de .... que nadie lee" (los puntos suspensivos disculparán, pero nor ecuerdo exactamente la palabra que usó)

Para empezar debo decir que conozco de cerca la situación de la universidad pública, y más específicamente el caso de la universidad Distrital, que es donde actualmente estudio. Y es que en Colombia como en muchos países que están polarizados por la crítica que de las academias surge, se confunde constantemente con criticas y odios. La falsedad y muchas veces la forma visceral con que se toman los debates, hacen que estos se vuelvan un campo de batalla del "yo creo" contra el "yo pienso", pero en las que ambas sentencias se vuelven doctrinarias. Y quiero hacer especial énfasis en este punto, porque es precisamente el que más me indignó de la replica que le hacen al profesor. Uno de los replicantes decia (parafraseando): "el profesor Arango hace su critica sin tener en cuenta que es la misma universidad la que le permite y le paga el tiempo invertido en escribir una columna para el malpensante", y confunde el replicante que el hecho de trabajar para una universidad, no quita que sea el precisamente el que tenga tiempo hasta para criticas la mediocridad de las publicaciones universitarias y que ya esten mediadas por un carrusel mafioso y de caracter monetario que nada tiene que ver con una investigación consolidada y que abra las puertas de la academia a la gente que transita por la calle.

Cuando se pone como mediación el caracter monetario a las publicaciones, puede caerse en el vacio conceptual que significa hacer un buen trabajo, ya que la "necesidad" personal de subir algunos puntos para que sean reconocidos esos puntos en la cantidad final monetaria que ha de recibir al final del mes, pues contradice profundamente el hecho que un servidor público pueda retribuir al público que lo patrocina "inidrectamente", algo de lo que ha hecho con los dineros que ha recibido. Si uno ve algunas de las publicaciones, encuentra unos enredos conceptuales e incluso de redacción, dificultando la lectura de las mismas bajo la excusa de un lenguaje (academico) que de academico no tiene si no el nombre. Las publicaciones son necesarias, pero cuanodo se empieza a abusar de las mismas en pro de un detrimento en la calidad por la cantidad, caemos en lo que ya somos, bibliotecas a reventar de libros, pero muy pocos que los usen a conciencia y que los bajen al nivel de "los mortales".

1 comentario:

Nicanhora dijo...

pero si va a colgar algo cuelguelo completo no lo deje a uno iniciado.