BUSCADOR

lunes, 10 de agosto de 2015

La sabiduria es directamente proporcional a las veces que has dejado de subir el tono de tu voz para sacar a relucir tus argumentos. Muchas veces cuando los hay, el hecho de subir la voz no da un tono de fuerza a la idea, si no que la debilita dejando en el nivel mas bajo su calidad. Con el tiempo nos damos cuenta que no se trata de subir el volumen, si no de bajarlo a los niveles ajustados, muchas veces el tono elevado solo sirve para exagerar una idea que puede tener sentido, pero al que se le despoja cuando se insiste de manera necia.

No hay comentarios: