BUSCADOR

miércoles, 7 de marzo de 2018

Hace mucho no tenia un sueño tan parecido a la realidad, o mejor una imagen tan cercana a lo diario, o mejor un situacion vivida similar con consecuencias tan extremas que no me harian dudar ni por un segundo que fuera posible semejante escena. Pero para no seguir dandole rodeos al asunto tratare de ir al punto. Despierto en lo que parece una casa miserable, un ambiente completamente turbio, en el suelo casi babeando me encuentro yo, un poco con resaca, otro poco con perdida de equilibrio, pero en contraste con una sensacion de bienestar propio de las drogas alucinogenas. A mi alrededor gente desconocida, las mesas llenas de botellas y de productos que parecian drogas que consumi juntos con otros que claramente no recuerdo. Mi cabeza da una y mil vueltas tratando de recordar el preciso momento en el que abandone mi guarida tambien conocida como casa, para realizar el inservible ejercicio de la regresion sobre los actos, y mas aun, revaluar el sentido de seguir haciendo estas cosas. Por un momento decido levantarme para ver si hay alguien conocido, no veo caras conocidas, luego de buscar en varios sitios de aquella mugrosa casa, me encuentro con una persona conocida, mi amigo en estado de euforia me invitaba a continuar con el consumo de lo que fuera que estuvieramos consumiendo, algo poco comun en el, si tengo en cuenta que varias veces en un lugar menos siniestro y con la compañia de mas caras conocidas, habia rechazado pasar la linea de cordura, y hoy se me presentaba completamente fuera de si. Esto al contrario de tranquilizarme, me puso mas nervioso, aunque mi cuerpo seguia sintiendo esa extraña sensacion de placer. En un momento una vieja se me acerca a ofrecerme algo para aspirar...droga evidentemente, yo decido rechazarla, busco algo de mi viejo conocido licor...nada. Me ofrecen una comida que no me apetecia, era indudable la relacion que hacia entre la calidad de la comida y el sitio en donde me encontraba, por supuesto la rechace. Tanteo mis bolsillos, solo tengo las llaves y un par de monedas, mi billetera siempre guardada en la mochila que me era inseparable...ningun rastro de ella, ,solo me quedaba otro de los instrumentos inseparables hoy por hoy...mi celular, tampoco estaba, me empece a desesperar, los efectos ya no eran tan placenteros y mi cuerpo era una enorme masa de torpeza, no sabia a quien preguntar, en realidad lo dudaba, sabia muy bien que alguno de los presentes lo tenia y seguramente ya me lo habia robado. Me decidi a preguntar de manera cautelosa al unico a quien conocia de ese lugar si habia visto mis cosas, me señalo un lugar donde podia estar mi billetera, lugar que yo ya habia revisado y no estaba y de mi celular dijo que lo tenia un tipo cuyo nombre no recuerdo. Aquel hombre me fijaba seriamente, no parecia tan drogado como yo, sabia perfectamente que estaba buscando y desde hace rato seguia todos mis pasos con su mirada. Decidi acercarme y aca debo decirlo, no se si intente atacarlo torpemente y cai al suelo casi suplicando paraa que no me hiciera daño, o simplemente en un gesto ironico de su parte con mi celular en la mano decidio arrojarlo al fuego, vi como se derretia parcialmente mientras yo no podia hacer nada. Yo, inmovil no sabia que era lo siguiente, huir de ahi parecia imposible, mi amigo actuaba como si estuviera en una de esas fiestas dionisiacas de las que hace poco habia estado leyendo en un articulo de una revista. Pero lo extraño, no era la historia que en si me parecia rara, si no que al mismo tiempo sabia que de ese sueño queria despertar con solo abrir los ojos, era tan cercana la posibilidad de salir de esta casi pesadilla, como la atraccion a seguir esperando que era lo que venia a continuacion en la historia.

domingo, 27 de agosto de 2017

No es extraño confundir el gusto por un pasado idilico, con un presente carente de todo sentido. Durante miles de años la humanidad ha pasado por esto y aun hoy continuamos con el ejercicio, aun cuando parece que muchos se dieron por vencidos.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Una nueva

Se encuentra uno en la situacion dificil de pensar en una nueva situacion, aquella en la que sea posible pensar que las cosas tienen que cambiar para no encontrarse en el mismo circulo vicioso. Hasta el momento pensar que la sensacion de estar igual aun cuando la situacion sea irremediablemente peor de lo que venia siendo, es una de las peores y tal vez de las mejores que haya podido pensar. Cuando una persona cree que toco fondo lo unico que le queda por delante son ganancias, pero estar en aquel circulo vicioso puede resultar desesperante. ¿Cuanto mas ha de pasar?, las cosas no parecen mejorar.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Y si, le dije a mi amigo, este es un pais de mediocres, y no por hacer el comentario "pos" que porque la gente ve television o no lee libros entonces es conformista. Los peores mediocres son los academicos, eso que con sus titulos en mano son tan o mas peligrosos que un delincuente con un arma. Y es misma mediocridad es la que a mi me tiene escuchando la musica de borrachos y putas, porque a los academicos les falta tocar la cancha y no solo narrar desde la tribuna. Asi cualquiera ve errores en un mundo que tiene unos "codigos".

Estoy seguro que algunos animales (por mas que le cueste aceptarlo al hombre) prefirieron la extinción de la tierra a estar de algún modo relacionados con nosotros.